El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. (Umberto Eco)

domingo, 28 de agosto de 2016

El granjero de las estrellas, de Robert A. Heinlein

Por Er-Murazor domingo, agosto 28, 2016 , Sin comentarios
Otra reseña atrasada (a este paso reseñaré los libros de este mes el año que viene) porque este libro lo terminé el 30 de marzo.

Comencé esta novela por casualidad. Es uno de tantos saldos de la Factoría de Ideas que tengo por casa y paseando la vista por la estantería a ver si algo me llamaba la atención vi "anda, un Heinlein" y como tenía pendiente leer algo de este autor, pues lo cogí a ver qué tal.

Empezar a leer algo sin tener ni idea de lo que te vas a encontrar siempre da sorpresas, a veces agradables y a veces menos. Esta es una de las llamadas "novelas juveniles" de Heinlein. Yo pensaba que se llamaban así porque eran las primeras, pero resulta que no, que son obras destinadas a un público juvenil. Parece ser que en los años cincuenta del pasado siglo, a Heinlein le encargaron escribir novelas ensalzando la carrera espacial y explicando (más o menos) en qué consistiría viajar a otros planetas.

Esta novela es ni más ni menos que eso. En una Tierra superpoblada, la familia del protagonista decide emigrar a un Ganimedes en proceso de terraformación y convertirse allí en colones espaciales. La novela no tiene planteamiento, nudo ni desenlace en el sentido de que lo que nos cuentan es una peripecia vital en un ambiente hostil. El único objetivo es la supervivencia. No hay que llegar a ningún sitio, salvar a nadie, vencer a nadie ni nada de eso. Solo sobrevivir, que ya es bastante. Pese a esta falta de objetivo concreto, la novela no se hace pesada en ningún momento, porque las peripecias de la familia Lerner están narradas de manera bastante ágil.

Con la excusa de que los colonos están recién llegados, Heinlein se explaya en explicaciones sobre el viaje espacial, la terraformación, un poco de ecología y dinámica de poblaciones (esto era lo más "in" cuando la novela se escribió) y un poco de ciencia. Por momentos, la novela me recordaba a "El marciano", aunque Heinlein no es tan prolijo como Weir o como un Clarke o un Sheffield. El autor sabe ser entretenido y estos fragmentos se leen con interés.

La novela está narrada en primera persona por un adolescente, y esto sirve al autor para meter algo de acción descerebrada cuando la necesita, aunque Bill (el protagonista) debe ser uno de los adolescentes más maduros jamás vistos y no la lía demasiado parda en ningún momento. 

Hablando de novelas de Heinlein es inevitable mencionar la ideología del autor. Yo había oído hablar mucho de la ideología derechista de Heinlein (son no pocos los que le llaman facha directamente) a partir de la exaltación de lo militar que se hace en Tropas del Espacio. La verdad es que siempre pensé que se trataba de algo exagerado y que Tropas del Espacio era una parodia. Pues me equivoqué. En esta novela se trasluce claramente la ideología ultraliberal de Heinlein: La colonización de Ganimedes es un poco como la conquista del Oeste americano, la lucha del hombre contra la naturaleza y el triunfo del esfuerzo individual sobre los elementos. El protagonista es boy scout (no se menciona la organización con ese nombre, pero está claro) y los valores de los scouts impregnan toda la novela (para eso está narrada en primera persona). Realmente, la ideología de Heinlein no es tan extrema aquí (más allá de una cierta idealización de la colonización) salvo por su ataque a las estructuras estatales. El único personaje que confía en el Estado es un vago mezquino que solo quiere que otros le saquen las castañas del fuego sin hacer él nada mientras los demás colonos prosperan con esfuerzo y solidaridad. Que no digo yo que no haya gente así, pero no son todos los no liberales, señor Heinlein. Esta excesiva ideologización es la única mancha que habría que ponerle a la novela (y tampoco estorba tanto una vez que el lector se acostumbra).

     (3/5)

Seguir leyendo

sábado, 27 de agosto de 2016

Weird Tales (1933-1942), de varios autores

Por Er-Murazor sábado, agosto 27, 2016 , , , Sin comentarios
Aunque esta reseña aparece hoy, en realidad este fue el último libro que me leí el año pasado (lo terminé el 10 de diciembre). Es la penúltima de las antologías de relatos pulp de la Biblioteca del Laberinto que me quedaba por leer (la última era su primera parte) y la había dejado para el final porque asociaba Weird Tales con el terror (al fin y al cabo, es aquí donde debutó Lovecraft) y no suelo leer terror porque me da miedo (por absurdo que parezca).

El caso es que leyendo el prólogo veo que me equivoqué en mi apreciación. En Weird Tales había relatos de todos los géneros que tocaba el pulp (Arellano la llama en el prólogo LA revista, ignoro si será cierto o una exageración suya). Debo reconocer que me he divertido más de lo que esperaba con esta recopilación. Los relatos son muy de su época, como es natural, y todas las buenas ideas están más que explotadas, pero aun así varios de ellos consiguen divertir aunque el final sea previsible. Algunos incluso logran sorprender, pues los gustos del público de los años treinta no son los gustos actuales y la moda del happy ending que se extendió tras la Segunda Guerra Mundial no estaba tan extendida aquí.

Los relatos incluidos en esta antología son:

  • El juez supremo, de J. Paul Suter, es un inquietante relato que nos cuenta una mala experiencia sufrida por sir Thomas Thorneycraft, juez de la Corte de Londres a cuenta del caso de un pilluelo callejero.
  • La diosa de zafiro, de Nictzin Dyalhis, es un típico (pero entretenido) relato de fantasía donde un hombre contemporáneo debe viajar a un reino fantástico a liberarlo.
  • El vengador de la Atlántida, de Edmond Hamilton, se describe solo con decir quién es su autor. Dos habitantes de la Atlántida se enfrentan a través de las eras.
  • El regreso de Sarah Purcell, de August Derleth, es un clásico relato de fantasmas. Decir esto es, en realidad, hacer un spoiler del final, pero a estas alturas cualquiera se imagina la resolución en el segundo párrafo. El valor de este relato es la gran maestría de Derleth creando el ambiente del relato.
  • Las semillas del espacio, de Edmond Hamilton, narra una invasión vegetal de la Tierra. Una invasión muy peculiar y que ha sido homenajeada varias veces con posterioridad.
  • La Tigresa, de David H. Keller, es la inquietante historia de la compra de una casa... y lo que se encuentra en su sótano.
  • La casa del éxtasis, de Ralph Milne Farley, es otro relato desasosegante sobre los misterios que puede ocultar cualquier puerta en la ciudad. En este caso, el amor de una mujer... si el enamorado consigue recordar que debe liberarla.
  • Esclavo de las llamas, de Robert Bloch, es la historia de un hombre devoto por el fuego. Demasiado devoto desde cualquier punto de vista.
  • Mami, de Mary Elizabeth Coulseman, es el relato de la adopción de una niña que no puede olvidar a su difunta madre... porque insiste en que ella aún la acompaña.
  • Hydra, de Henry Kuttner, es un relato sobre el hallazgo de un letal folleto con instrucciones para rasgar el velo y pasar al otro lado de la vida.
Si bien muchas de las soluciones son típicas, no hay ningún relato aburrido en esta antología. Bastante recomendable si se quieren relatos cortos y de impacto.

     (4/5)

Seguir leyendo

lunes, 15 de agosto de 2016

Azogue (Ciclo Barroco I), de Neal Stephenson

Por Interloper lunes, agosto 15, 2016 , Sin comentarios
El Ciclo Barroco. La trilogía donde Neal Stephenson se adentra en la Europa de finales del siglo XVII y principios del XVIII y nos narra, a través de los ojos de sus personajes, algunos de los sucesos centrales de aquella época convulsa.

Neal, te voy a decir una cosa, en confianza y entre colegas, ahora que no nos oye nadie:

Cambia de editor. Búscate a uno que tenga lo que hay que tener para decirte cosas como "No, mira, estas doscientas páginas de paja hay que recortarlas" o "Voy ya por más de la mitad del libro y todavía no ha pasado nada interesante". Ya sabes, esas minucias.

Porque después de haber hecho penitenc... leído, después de haber leído sus aproximadamente 900 páginas la sensación con la que he terminado es la de que no ha sucedido absolutamente nada en ellas. Azogue es un ejercicio de onanismo literario por parte de Stephenson, una demostración pedante de los vastos conocimientos del autor acerca de la época en la que transcurre la narración, y poco más. Todo ello con una puesta en escena errática, confusa y decepcionante.

Solo hay dos escenas (y estoy siendo generoso) que se puedan rescatar de entre los escombros de este descarrilamiento de novela. Dos, entre novecientas páginas. Dos, que no compensan ni de cerca el resto del libro. Azogue es denso, insulso e innecesariamente largo. Y lo peor que tiene este libro es que, cuando por fin consigues terminarlo, todavía quedan otros dos (La Confusión y El Sistema del Mundo) para completar la trilogía. Ya os digo yo que no leeréis reseñas mías de los dos siguientes volúmenes. Ya he desperdiciado suficiente tiempo con este. Yo me bajo de este carro.

También hay que decir que en su momento Criptonomicón me pareció igual de malo, y sin embargo hay mucha gente a quien le pafece una gran obra. Así que quién sabe, habiendo gustos para todos los tipos, también habrá quien considere Azogue una genialidad. Pero no seré yo, desde luego.

     (1.5/5)
Seguir leyendo

sábado, 9 de julio de 2016

El tiempo es el que es, de Anaïs Schaaff y Javier Pascual

Por Er-Murazor sábado, julio 09, 2016 , , Sin comentarios

Como ya saben todos los que me conocen, soy bastante fan de la serie de TVE (por ahora) El Ministerio del Tiempo. Esta serie nos cuenta cómo hay una agencia temporal fundada por la reina Isabel la Católica que controla una serie de puertas que viajan al pasado de España. La misión de esta agencia (el Ministerio del título) es vigilar que la Historia transcurra tal como la conocemos, ni mejor ni peor porque, como dice el lema de la serie, "El tiempo es el que es".

Este, precisamente, es el título de la novela que nos ocupa hoy, y que narra tres aventuras protagonizadas por los personajes de la serie. Se trata, por tanto, de un típico libro franquicia, y tiene todas las ventajas e inconvenientes de este tipo de productos.

Cuando una franquicia lanza un producto de estas características, normalmente tiene dos opciones: Se puede hacer el libro atractivo para todos los públicos intentando aumentar el target del producto principal, o bien realizar un libro exclusivamente para fans. En mi opinión, estamos ante el segundo caso. Amelia, Julián y Alonso, al igual que el resto de secundarios, son tal cual los vemos en la serie, pero no me atrevería yo a recomendarle esta obra a alguien que no hubiera visto ningún episodio. No es una buena obra para iniciarse en el Ministerio.

Una vez que decides que tu obra va a ser para fans, lo normal es tratarles bien, así que el libro tiene fan service por un tubo. A mi no me molesta, porque soy fan, pero en ocasiones llega a ser abusivo. Así, podemos ver a Alonso de Entrerríos siendo un auténtico soldado hideputa en la primera misión, algo que en la serie todos tenemos siempre ganas de ver. También hay multitud de referencias a la cultura popular salpicando el libro, y en mi opinión en este aspecto se pasan a veces. Curiosamente, dos personajes bastante populares entre los fans (Angustias e Irene) apenas aparecen en la novela.

En cuanto a la obra en sí, sus autores son guionistas de la serie, y eso se nota. Las ideas son buenas, pero la calidad literaria se resiente un poco. Yo habría agradecido que un escritor profesional hubiera dado un último pulido al libro. No está mal escrito, pero se nota que el fuerte de los escritores es, sobre todo, los diálogos. La legibilidad se resiente especialmente en la última misión, que es la más descriptiva.

Las tres misiones son interesantes. En la primera, la patrulla temporal viaja al Medievo y se encuentra con que cierto famoso personaje histórico no es lo que parece (esta es una trama recurrente en la serie). Un relato muy dinámico y donde, como digo, el personaje de Alonso de Entrerríos tiene la ocasión de lucirse en batalla que el presupuesto le niega en la televisión.

La segunda misión es consecuencia de la primera. Se desarrolla en un barco del siglo XVII y la trama principal es una variación del clásico enigma de la habitación cerrada. Aparece como protagonista inesperada una famosa (para mi totalmente desconocida) ¿heroína? de nuestro Siglo de Oro, la llamada Monja Alférez. Aquí la novela también recoge la costumbre de la serie de no centrarse exclusivamente en los personajes históricos más conocidos. Esta misión es la más breve de las tres, lo cual es de agradecer porque la premisa da para lo que da.

La última misión se desarrolla en la posguerra española, cuando Europa está sumida en la Segunda Guerra Mundial. Como digo, es la misión que menos me ha gustado. Aquí no hay personajes históricos famosos, sino que la trama se centra en lograr que cierta operación que hizo mucho daño al Reich alemán se realice como cuentan los libros. El fan service en esta ocasión es la recuperación del personaje de Lola Mendieta (secundaria habitual de la serie) que está bastante mal utilizada. Aparte de la emoción por saber que se trata de ella, se genera una paradoja temporal (Lola recibe información sobre su futuro que, aparentemente, no va a utilizar nunca) que no se resuelve y, analizado fríamente, la verdad es que el papel de Lola lo podría realizar cualquier mujer que pasara por allí.

En resumen, se trata de un producto únicamente recomendable para fans. La novela recoge perfectamente el espíritu de la serie, pero tampoco es una obra imprescindible.


     (3/5)
Seguir leyendo

domingo, 26 de junio de 2016

Espadachinas, de Robert E. Howard

Por Er-Murazor domingo, junio 26, 2016 , Sin comentarios
Aunque tengo a medio leer El ladrón cuántico, el final de curso no es buen momento para lecturas profundas, así que me he terminado antes esta recopilación de Robert E. Howard.

Soy poco amigo de las recopilaciones temáticas, de "lo mejor de" y de cualquier criterio en general que no sea el cronológico, porque al final terminan cogiendo siempre los mismos relatos y te compras un libro del que tienes la mitad. Sin embargo, creo que la Biblioteca del Laberinto, en sus sucesivas recopilaciones howardianas (de las que esta, creo, es la primera) ha conseguido esquivar ese problema.

Tenemos aquí un librito donde se recopilan cinco relatos protagonizados por mujeres, una rareza en la producción del escritor texano (y del pulp en general). "Protagonizadas" es mucho decir, porque en realidad solo los relatos de Agnès la Negra están protagonizados por ella. En los otros dos, Helen Tarvel es coprotagonista del suyo y Sonya la Roja ni eso.

Robert E. Howard es casi siempre sinónimo de aventura y emoción, y estos relatos no se quedan atrás. En general, puedo decir que se ha tratado de una lectura bastante amena. Le pongo la etiqueta "fantasía" por ser relatos bastante inverosímiles, pero en realidad no hay magia en ninguno de ellos. Paso a comentar los cinco relatos:

-La espadachina es un relato protagonizado por Agnès de Chastillon, posteriormente llamada Agnès la Negra. Es un relato "de origen". Agnès es una campesina pobre vilmente maltratada por su padre y que va a casarse contra su voluntad con un tipo repugnante de su pueblo. Cómo será la cosa, que la hermana mayor de Agnès, ya casada en su momento con su correspondiente tipo repugnante, le da un puñal el día de la boda para que se suicide y no sufra. Lo que pasa es que Agnès es de armas tomar (nunca mejor dicho) y considera que va a sufrir lo mismo de poco apuñalando al novio en mitad de la ceremonia que no suicidándose ella. Dicho y hecho, Agnès se convierte en viuda justo después de convertirse en esposa y toma las de Villadiego aprovechando la sorpresa general. Se esconde en el bosque y al día siguiente encuentra a un ladrón que la acompaña en su huida. Comienza así la vida de Agnès como espadachina y aventurera.

El relato es vibrante, como no cabía esperar menos. Hay sorpresas, hay acción y hay diálogos vibrantes. La única pega que yo le pondría es que Agnès, que se supone no ha manejado un arma en su vida, descubre cuando le ponen una espada en la mano que "ha nacido para esto". Luego Howard lo arregla haciendo que otro espadachín la adiestre, pero la verdad es que la primera vez el tema canta un poco.

-Espadas por Francia es el segundo relato protagonizado por Agnès. Esta y su acompañante continúan su huida después de la aventura anterior, pero en el puerto en que pretenden embarcar para huir de Francia Agnès mata por error a un mercenario que se disponía a cometer un asesinato. Agnès es confundida con este mercenario y se ve envuelta en la misión.

Este relato es aún mejor que el anterior y destaca el contraste entre Agnès y la amante del rey, Françoise de Foix, que da lugar a una muy buena escena.

-La amante de la muerte es el último relato protagonizado por Agnès la Negra. Quedó inconcluso a la muerte de Robert E. Howard y fue completado por Gerald W. Page. Es el único relato puramente fantástico de toda la obra. Agnès conoce a un nuevo acompañante, y juntos han de hacer frente a un nigromante puramente howardiano. También buen relato, aunque como Page tuvo que completarlo intentó no apartarse mucho del canon, con lo que muchas partes suenan a ya leídas.

-La sombra del Buitre es el más famoso de todos los relatos de este libro, puesto que en él aparece Sonya la Roja de Rogatino, en la que se inspiró Roy Thomas para crear a Red Sonja de Hyrkania en las páginas de Conan el Bárbaro. Leyendo este relato, uno ve que la Diablesa de Hyrkania fue, efectivamente, creación de Thomas, porque en este relato Sonya de Rogatino está apenas esbozada. De hecho este es el relato más descriptivo de todo el libro. No hay un objetivo concreto, sino que narra las peripecias de Gottfried von Kalmbach, que huyendo de la persecución de Solimán el Magnífico (nada menos) termina en la Viena asediada por los turcos en 1529. Allí se encuentra con Sonya y ambos deben evitar al general Mikhal Oglu, llamado el Buitre, que persigue a von Kalmbach. 

El punto fuerte de este relato son las descripciones y la ambientación. A diferencia de otros narradores pulp, Howard sabía ser barroco cuando se lo proponía, y todas las páginas en que aparecen Solimán el Magnífico y su corte son magníficas. El Sultán es uno de los personajes más poderosos de la Historia y es consciente de ello. El poder y la magnificencia impregnan cada una de sus palabras y acciones. Al mismo tiempo, el asedio de Viena, pieza clave para impedir que Solimán conquiste el Sacro Imperio Romano Germánico y puede que toda Europa, es descrito en toda su crudeza y desesperación.

-La isla de la condenación de los piratas es un relato donde Steve Harmer ve cómo a la isla en la que ha naufragado llegan un grupo de piratas que buscan un tesoro. Aliada a la fuerza con los piratas está Helen Tavrel, también piratesa.  Harmer consigue liberar a Helen y ambos se alían para buscar el tesoro y burlar a los piratas. Este también es un relato típico, sobre todo al final, pero no por ello menos entretenido.

     (4/5)


Seguir leyendo

viernes, 20 de mayo de 2016

Lectura conjunta: El ladrón cuántico (Hannu Rajaniemi)


¡Hola de nuevo! Aquí estoy de vuelta, después de mucho tiempo, lleno de ganas y energías para reseñar nuevos libros. Afortunadamente, Zor ha mantenido vivo este pequeño rincón de la red, publicando reseñas y otros posts de forma regular. ¡Pero ahora que volvemos a ser dos habrá mucho más! ¡Garantizado!

Y nada mejor para volver que hacerlo con una experiencia compartida. Fue Zor quien, el otro día por Twitter, me propuso una lectura conjunta del próximo libro al que le quiero hincar el diente: The Quantum Thief, de Hannu Rajaniemi. Y con las mismas, aquí me lanzo a extender la invitación a todo aquel que quiera unirse a esta actividad:

Empezaremos a leer The Quantum Thief (o por su nombre en español: El Ladrón Cuántico) el viernes 27 de mayo, e iremos comentándolo en Twitter a través de dos hashtags: #LecturaLadrón para comentarios libres de spoilers, y #LecturaLadrónS para comentarios que incluyan detalles de la trama (S is for Spoilers!).

    

Si estás pensando en apuntarte a la lectura, ¡escribe un comentario en este post! Dinos cuál es tu nombre de usuario y estaremos más que encantados de que nos acompañes en este viaje.

¡Nos leemos pronto!

Seguir leyendo

lunes, 21 de marzo de 2016

El Trono de la Luna Creciente (Saladin Ahmed).

Por Er-Murazor lunes, marzo 21, 2016 , Sin comentarios
Comencé esta novela porque me apetecía leer algo de fantasía oriental (de estas que se ambientan en las Mil y una Noches) y porque traía muy buenas referencias: Premio Locus a la mejor primera novela, finalista del Hugo y el Nebula... Un novelón, vamos.

Leída la novela, debo decir que no me parece a la altura de tantos premios. Es una novela entretenida, pero no inventa nada y en realidad la ambientación oriental no pasa de un mero decorado. Cambiando algunos diálogos y nombres, esta novela podría pertenecer a los Reinos Olvidados. No es una mala novela, pero desde luego 2012 debió ser un año regularcillo si es de lo mejor que ofreció.

El protagonista de la novela es el doctor Adoulla Makhslood, antiguo cazador de monstruos que debe volver a la acción cuando el sobrino de su amada aparece brutalmente asesinado. La acción se sitúa en la ciudad de Dhamsawaat, capital de un califato al borde de la guerra civil. El doctor emprende la búsqueda de los monstruos asesinos ayudado por un joven aprendiz, una salvaje del desierto y un matrimonio de mago y alquimista antiguos amigos suyos.

A partir de este punto, la acción se va desarrollando entre espectaculares combates e investigaciones de lo oculto. No hay ningún giro espectacular de la trama, aunque esta tampoco se convierte en excesivamente previsible. Hay un poco de trama política a cuento de una conspiración para derrocar al califa, pero poca cosa. Los protagonistas tienen algún matiz de gris, aunque muy superficial, y los malos (esos sí) son peores que la tiña. Los combates, tanto mágicos como a espada,son emocionantes y la trama está bien resuelta. En resumen,  se trata de una novela entretenida, pero que no creo sea merecedora de tantos premios.


     (3/5)
Seguir leyendo